Autocrítica Fotográfica: ¿Es buena mi foto?

(Actualizado el 21 Agosto 2021)

Todos nos hemos preguntado más de una vez al mirar nuestras fotos: ¿cómo son? ¿cómo puedo saber si son buenas o no?

Si las mostramos a nuestros familiares nos van a decir que están muy lindas. Nuestros amigos dirán que somos “capos”. Si las subimos a redes sociales puede que recibamos likes, corazones y GIFs animados con aplausos o nos encontremos con un “troll” que nos haga pedazos con frases como “dedícate a otra cosa”.

Cuesta mucho encontrar alguien que haga una crítica honesta y constructiva que nos ayude a mejorar.

Pero la solución está a la mano: nosotros mismos podemos criticar nuestras fotos. Solo necesitamos una pauta a seguir y mirar nuestras fotos con objetividad, como si las hubiera hecho otra persona.

Este artículo pretende entregar pautas para ese fin. Para ello, proponemos seguir un método en el que evaluaremos cada fotografía desde 4 perspectivas:

  • Concepto o mensaje
  • Técnica
  • Composición
  • Revelado

Nos haremos preguntas partiendo de la premisa de que nuestra foto es mejorable y buscando identificar qué podemos o debemos hacer para mejorarla.

1. Concepto o mensaje

Toda fotografía busca transmitir algo a quienes la ven. Ese algo puede ser tan simple como “miren el hermoso atardecer que había ayer” o tan complejo como una realidad social dolorosa.

Sea lo que sea, toda fotografía lleva consigo la intención del fotógrafo cuando hizo la foto.

Para evaluar el concepto o mensaje de nuestra fotografía nos haremos las siguientes preguntas:

  • ¿Está pasando algo en la foto?
  • ¿El contenido es interesante?
  • ¿La fotografía incluye elementos fáciles de identificar y decodificar, que ayuden a leer el mensaje?
  • ¿Hay un solo concepto/historia o hay varios que se mezclan y puedan confundir al espectador?

Errores frecuentes:

  • Hacer una fotografía sin tener claro nuestro objetivo.
  • Incluir varias historias o mensajes, relacionados o no, que pueden confundir al espectador.
  • Leer nuestra propia foto utilizando información que solo nosotros conocemos. Siempre debemos recordar que el espectador al ver nuestra foto, no cuenta con elementos adicionales que le ayuden a entenderla. Solo existe lo que la foto muestra.

Sugerencias:

  • Pensar siempre las fotos antes de hacerlas. Definir qué es lo que queremos transmitir y luego, hacerla en función de ese objetivo.
  • Acostumbrarnos a “hacer la foto” en nuestra mente primero. En base a esto, podemos decidir los parámetros técnicos y la composición.
  • Usar signos (especialmente símbolos e índices) que ayuden a transmitir nuestro mensaje. Los elementos que incluyamos en nuestra fotografía son como las palabras de una frase. Para transmitir una idea debemos elegir las palabras adecuadas y ordenarlas de forma que nuestro interlocutor entienda lo que le queremos decir. Es nuestro deber “hacernos entender”.

Curso recomendado:
Lenguaje Fotográfico: Lectura, Emoción, Narrativa y Color.

2. Técnica

La Técnica, Composición y Revelado son herramientas que tenemos a nuestra disposición para potenciar el concepto o mensaje de nuestra foto y debemos usarlas en función de éste.

Preguntas que nos debemos hacer sobre la Técnica:

¿Están bien enfocados los elementos más importantes de la foto?

  • El fotógrafo puede dejar todos o solo algunos elementos enfocados, pero los elementos principales del mensaje deben estar siempre enfocados (excepto en casos cuando la foto tiene una intención mucho más compleja).

Errores frecuentes:

    • Uso de parámetros inadecuados. El error más común es usar siempre la apertura máxima del lente (“al fin y al cabo, compré el F/1.4 para usarlo”).
    • No tener en cuenta cuáles son los elementos importantes al momento de hacer la foto y por lo tanto, no preocuparnos de enfocarlos.

Sugerencias:

    • Antes de hacer la foto, danos el tiempo para definir qué elementos queremos destacar y preocuparnos de que queden bien enfocados.
    • Hacer variaciones de la fotografía con distinta profundidad de campo (variando la apertura, distancia focal y/o distancia al sujeto) y luego elegir la más adecuada.

¿La foto está movida/trepidada?

  • Con excepción de la técnica ICM (Intentional camera movement o movimiento intencional de la cámara) ninguna fotografía debe quedar movida ya que esto representa un error técnico y falta de prolijidad del fotógrafo.

Errores frecuentes:

    • Usar tiempos muy grandes sin trípode.

Recomendaciones:

    • Aplicar siempre la regla del Tx, explicada en nuestro artículo: Tiempo máximo de estabilidad a pulso, calculada en base a la distancia focal del lente.
      • Cámaras Full Frame:
        Tx = 1 / Distancia Focal
      • Cámaras APS-C:
        Tx = 1 / (Distancia Focal x Factor de Recorte)
    • No tenerle miedo a Subir el ISO.
      • Las cámaras modernas manejan bien el ruido y además siempre es mejor una foto con ruido que una foto movida. Una foto con ruido no es una mala foto. Una foto movida, sí lo es.
        No olvides esta frase de nuestra escuela Foto movida, foto mala, te ayudará a ser un fotógrafo más exigente y prolijo.

¿La foto está bien expuesta?

  • La exposición adecuada dependerá del mensaje. Sin embargo, por lo general debiésemos tener un histograma bien distribuido, con una amplia gama de información en luces, sombras y tonos medios.
  • Si la fotografía tiene zonas muy oscuras o negras: ¿ayudan a potenciar el mensaje?
  • Si la fotografía tiene zonas muy claras o quemadas: ¿ayuda eso al mensaje o genera una distracción?

Errores frecuentes:

    • No ponerle atención al histograma al momento de hacer la foto.
    • Configuración inadecuada del modo de medición de la cámara.

Sugerencias:

    • Observar la foto entrecerrando los ojos ayuda a identificar zonas demasiado claras, que generan focos de atención que se llevarán la atención del espectador.

¿La iluminación utilizada ayuda a potenciar el mensaje?

  • El tipo de luz, cálida o fría, dura o difusa, su ángulo de incidencia, la existencia de una o varias fuentes de luz, los obstáculos que atraviesa la luz y los reflejos generan resultados muy distintos, que pueden contribuir o perjudicar la fotografía.
  • A veces la luz puede llegar a transformarse en el protagonista de nuestra escena (por ejemplo, en contraluces extremos o destellos intensos). Si eso ocurre, ¿es lo que queremos, o es un resultado que debimos haber evitado?.

Errores comunes:

    • Usar luz fría para una escena que requiere calidez o viceversa.
    • Posición incorrecta de la fuente de luz respecto a la escena, generando ángulos de incidencia que no favorecen la fotografía.
    • Usar fuente(s) de luz inadecuada(s) o insuficiente(s).

Sugerencias:

    • Si se usa luz natural, elegir cuidadosamente la mejor hora del día de acuerdo a la escena (hora dorada, hora azul) y evitar la luz dura del mediodía, a menos que esta luz apoye nuestro concepto, como por ej. darle protagonismo a las sombras, muy común en la fotografía urbana.
    • A veces cuando se usa luz natural puede ser conveniente incluir luz de flash complementaria, por ejemplo, para iluminar un sujeto a contraluz.
    • Considerar el uso de elementos reflectores o rebotadores de luz, por ejemplo, para agregar una luz de recorte que dibuje el contorno de un sujeto u objeto.

Cursos recomendados:
Técnica Fotográfica / Técnicas Avanzadas / Nitidez y Enfoque

3. Composición

Hay muchas definiciones y reglas de composición en fotografía, pero nos vamos a centrar en dos puntos, que son los más importantes:

  1. ¿La composición de mi fotografía potencia el mensaje o concepto?
  2. “Menos es más”

Las preguntas que debemos hacernos para evaluar la composición son:

  • ¿El encuadre muestra lo justo y necesario?
  • ¿El o los elementos principales son claramente identificables?
  • ¿Sobran elementos? ¿Hay elementos que distraen o no tienen relación con el concepto de la fotografía?
  • ¿Están balanceados los pesos visuales o la fotografía “se carga” hacia algún lado?
  • ¿Se siente cómoda la imagen al mirarla?
  • ¿El ángulo de la cámara respecto a la escena es el más adecuado? ¿Podría un ángulo diferente haber mejorado la fotografía?
  • ¿Mi foto tiene recorrido visual o se lee de un solo vistazo? ¿El recorrido es apoyado por la iluminación, la distribución de elementos, los colores? ¿Hay elementos que entorpecen el recorrido visual?
  • ¿Es estática o tiene dinamismo?

Errores frecuentes:

  • Usar un encuadre demasiado amplio que le quita protagonismo a los elementos principales del mensaje.
  • O, por el contrario, usar un encuadre demasiado cerrado que no da aire a los elementos principales o deja fuera el contexto.
  • No fijarse en el fondo de la escena al momento de hacer la foto y luego encontrarse con un fondo que distrae.
  • Usar el ángulo normal de visión para hacer la fotografía (tomar la fotografía de pie con la cámara a la altura de los ojos), lo que puede resultar en una foto “aburrida”.
  • Hacer una foto demasiado explícita, que “se lee” de inmediato, que no da al espectador espacio y tiempo para analizarla, decodificarla y ganarse su interés.
  • Hacer una foto “difícil de leer”, que no entrega los elementos necesarios para una clara decodificación: demasiados elementos, o bien, elementos confusos o contradictorios.
  • Hacer una foto demasiado simétrica, quitándole dinamismo.

Sugerencias:

  • Fijarse siempre en el fondo de la escena. Si va a generar distracción, entonces elegir otro fondo cambiando el encuadre o nuestra posición.
  • Si el fondo no es adecuado pero no es posible cambiarlo, apoyarse en la iluminación o en la profundidad de campo para bajarle el peso visual.
    • Se puede usar flash para hacer ‘desaparecer’ el fondo, usando mucha potencia y exponiendo a dicha luz, luego el fondo quedará oscurecido y perderá interés.
    • Se puede difuminar el fondo con una menor profundidad de campo.
  • Probar con distintos ángulos de toma. Moverse en relación al sujeto o escena.
  • Probar con distintas focales para lograr compresión o separación de los elementos de la fotografía. Recordemos que las distancias focales largas comprimen la escena (“acercan” los elementos lejanos) y las distancias focales cortas “alejan” a los elementos lejanos y además generan distorsión, lo que normalmente perjudica nuestra fotografía.
  • Incorporar elementos complementarios que enriquezcan la historia.
  • Eliminar elementos innecesarios o distractores.

Curso recomendado:
Composición: Arte, Estética y Percepción Visual

4. Revelado

La etapa final de nuestra fotografía es el revelado y la exportación a redes sociales o sitio web, y estos procesos también deben potenciar nuestro concepto o mensaje.

Las principales preguntas son:

  • ¿Tiene un correcto balance de blancos? ¿La temperatura de color es adecuada?
  • ¿Presenta alguna dominante de color inesperada o indeseada?
  • ¿Está bien manejada la saturación y el contraste?
  • ¿El revelado potencia el mensaje de la fotografía?
  • ¿Hay errores evidentes: halos, zonas quemadas o empastadas, sobresaturación, efectos extraños debidos al tratamiento de la nitidez?
  • ¿Falta corregir distorsiones del lente?
  • ¿Hay manchas de suciedad del sensor o del lente?
  • ¿Hay espacios muertos que no aportan a la foto?
  • ¿Dónde ocurre lo más importante en la foto? ¿Es necesario incluir todo? ¿Qué pasa si la recorto?
  • ¿La proporción elegida (ej. 3:2, 4:5, etc.) es la más adecuada para potenciar el contenido de la foto?
  • ¿Los parámetros de exportación son adecuados para el destino de la foto (Facebook, Instagram, web, etc)?

Errores frecuentes:

  • Exceso de revelado: sobresaturación, ajustes extremos de contraste, aumento excesivo de “nitidez”, uso exagerado de las curvas.
  • Uso de técnicas “vistosas” solo porque son atractivas, pero no porque aportan al mensaje.
  • Falta de revelado: poca o ninguna recuperación de luces y sombras, falta de corrección de dominantes de color.
  • Aplicación de una gama tonal inadecuada.
  • Usar una proporción inadecuada.
  • No recortar la foto, dejando espacios o elementos innecesarios.

Sugerencias:

  • Nunca aplicar ajustes en exceso.
  • Seguir una metodología al aplicar los ajustes de revelado, ya que el orden NO da lo mismo. Seguir una secuencia óptima, no solo facilitará el trabajo de revelado, sino que te ayudará a obtener un mejor resultado y en el menor tiempo posible.
  • Aplicar correcciones de lente y eliminar manchas de suciedad de sensor y lente.
  • Recortar la foto (siempre respetando las proporciones estándar).
  • Nunca extender las sesiones de revelado por mucho rato. La vista se cansa y los receptores de color de nuestros ojos se saturan mostrándonos colores distorsionados al cabo de un rato, sin que nos demos cuenta.
  • Hacer el revelado en una habitación sin fuertes dominantes de color.
  • Mantener tu monitor siempre calibrado.
  • Una vez terminado el revelado, dejar “macerar” (o reposar) la foto por al menos un día, ya que cuando la volvamos a ver, siempre vamos a descubrir nuevos detalles que mejorar.
  • Antes de exportar (o guardar) la foto, siempre verla sobre un fondo blanco. Por un efecto óptico, es muy probable que descubramos que la foto está más oscura de lo que pensábamos.
  • Aprende a exportar y optimizar tu foto a redes sociales de forma correcta. Lee nuestro artículo: Cómo optimizar una fotografía para Instagram y Facebook.

Cursos recomendados:
Revelado Digital RAW: Edición Profesional
Adobe Lightroom: Gestión de Fotos y Revelados Masivos

1 COMENTARIO

  1. Excelente el artículo Juan Carlos! Me ayudará mucho a poner junta toda la información en un todo coherente. Creo que falta un consejo al final: sacar muchas fotos y hacerlo practicando los conocimientos teóricos para realmente internalizarlos

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here