Cómo sujetar la cámara de forma correcta

0
2218

Una de las principales razones de porqué a un fotógrafo aficionado le salen las fotos movidas, es por no sujetar correctamente la cámara. En el mundo de la fotografía tomada a pulso, la estabilidad es uno de los conceptos más importantes y que hay que tomar en serio si queremos obtener fotografías con calidad y nitidez. Para esto, considere cada uno de los siguientes pasos y verá como mejoran sus fotografías en el corto plazo.

Todo se trata de mover la cámara lo menos posible

Forma de sujetar correctamente la cámara

1. Sostenga la cámara con ambas manos

Sostenga la cámara con ambas manos. La mano derecha sujeta la empuñadura (agarre lateral) que tiene el cuerpo de la cámara; el dedo índice queda libre para presionar el botón disparador y el dedo pulgar queda atrás cerca de los controles principales. La mano izquierda es la que sujeta la mayor parte del peso de la cámara, por debajo de ésta y con la palma hacia arriba, a modo de brindar mayor soporte y estabilidad. Al mismo tiempo, con los dedos índice y pulgar se pueden modificar la longitud focal del lente (zoom) y además mover el anillo de enfoque (para el caso de enfoque manual).

2. Apoye los codos en el cuerpo

Apoye los codos lo más pegado al cuerpo posible, con eso ganaremos más estabilidad. Si se separan los codos del cuerpo nuestros músculos de los brazos hará una cierta tensión para evitar mover la cámara y esto generará inestabilidad y movimientos involuntarios. Esto es muy común cuando queremos ver por la pantalla LCD, ya que estamos obligados a extender nuestros brazos.

3. Vea por el visor de la cámara

Debido a que las cámaras digitales de hoy cuentan con una pantalla LCD, en muchos casos pareciese más atractivo mirar por la pantalla que hacerlo por el visor. Sin embargo, como vimos en el caso anterior, cuando observamos por la pantalla LCD estamos obligados a extender los brazos, en cambio, al mirar por el visor podremos apoyar los codos en el cuerpo y de esta manera nuestro cuerpo y la cámara quedarán de forma más compacta.

4. Párese de forma correcta

En caso que estemos de pie, debemos separar los pies de forma natural para que el cuerpo se mantenga lo más estable posible. Por otro lado, pies muy juntos generan un balanceo del cuerpo, y pies muy separados harán forzar nuestros músculos. En resumen, cualquier posición en la cual le exijamos a nuestros músculos mantenernos estable, generarán inestabilidad, como por ejemplo: separar mucho los pies, flectar las rodillas, posiciones incómodas o intermedias. Si se requiere tomar una fotografía desde abajo, entonces la mejor recomendación es arrodillarse, o bien, estar completamente extendido en el suelo.

5. Tense los músculos

Una vez sostenida la cámara de forma correcta y junto antes de disparar, intente contraer levemente los músculos involucrados para que su cuerpo quede más compacto, y al mismo tiempo gane más estabilidad. Por el contrario, evite relajar los músculos ya que esto podría generar ciertos movimientos involuntarios.

6. Busque apoyos externos

Solo por el hecho de apoyar nuestro cuerpo a una pared obtendremos mejores resultados ya que ganaremos mayor estabilidad, esto debido a que evitaremos que ciertos músculos hagan fuerza innecesaria. Otra opción es sentarnos, ya que con eso también le daremos menos trabajo a nuestras piernas y a sus músculos. Si podemos apoyar los codos en una superficie, mejor aún, por la misma razón anterior.

7. Contenga la respiración

Al momento de respirar, nuestros pulmones se inflan y nuestro cuerpo se mueve. Al aguantar la respiración evitamos este movimiento natural y al mismo tiempo obtendremos mayor estabilidad. Hay una técnica que utilizan los francotiradores para controlar dichos movimientos antes de disparar, que es mantener la respiración durante varios segundos (3-6 segundos) ya que al transcurrir este tiempo, el pulso se hace mucho más estable.

8. Tense la correa

Aproveche la correa de la cámara y déjela lo más tensa posible, eso le ayudará a estabilizar la cámara, ya que el agarre será mucho más firme. Si no queda tensa, entonces dele vueltas en su muñeca o brazo de modo tal que quede absolutamente tensa y a la vez, se sienta en una posición cómoda y firme.

 

En resumen, el objetivo de este artículo es que el fotógrafo aprenda a sujetar la cámara de forma correcta, para lo cual debe imaginarse que su cuerpo debe actuar como un trípode y evitar posiciones incómodas en las cuales los músculos se vean forzados, ya que generarán movimientos involuntarios, por lo tanto, una mayor inestabilidad.

 

El curso ideal para dominar la cámara y el modo manual desde cero:
 Curso de Técnica Fotográfica

Deje su comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here